Saltar al contenido
⊛ 【 Educándose En Línea 】

La Anemia Definición y conceptos

La Anemia
 

Indice del Contenidos

¿Qué es la anemia?

 

La anemia (uh-NEE-me-uh) es una condición en la cual su sangre tiene un número de glóbulos rojos inferior al normal.

La anemia también puede ocurrir si sus glóbulos rojos no contienen suficiente hemoglobina (HEE-muh-glow-bin). La hemoglobina es una proteína rica en hierro que da a la sangre su color rojo. Esta proteína ayuda a los glóbulos rojos a transportar el oxígeno de los pulmones al resto del cuerpo.

 

Si tiene anemia , su cuerpo no recibe suficiente sangre rica en oxígeno. Como resultado, puede sentirse cansado o débil. Usted también puede tener otros síntomas, tales como dificultad para respirar, mareos o dolores de cabeza.

La anemia grave o duradera puede dañar el corazón, el cerebro y otros órganos del cuerpo. Una anemia muy grave puede incluso causar la muerte.

Visión de conjunto

La sangre se compone de muchas partes, incluyendo glóbulos rojos, glóbulos blancos, plaquetas (PLATE-lets) y plasma (la porción líquida de la sangre).

Los glóbulos rojos tienen forma de disco y parecen donas sin agujeros en el centro. Llevan el oxígeno y quitan el dióxido de carbono (un producto de desecho) de su cuerpo. Estas células están hechas en la médula ósea, un tejido parecido a una esponja dentro de los huesos.

Los glóbulos blancos y las plaquetas (PLATE-lets) también se hacen en la médula ósea. Los glóbulos blancos ayudan a combatir las infecciones. Las plaquetas se unen para sellar pequeños cortes o roturas en las paredes de los vasos sanguíneos y detener el sangrado. Con algunos tipos de anemia, puede tener un bajo número de los tres tipos de células sanguíneas.

La anemia tiene tres causas principales: pérdida de sangre, falta de producción de glóbulos rojos, o altas tasas de destrucción de glóbulos rojos. Estas causas pueden ser el resultado de enfermedades, condiciones u otros factores.

panorama

Muchos tipos de anemia pueden ser leves, de corto plazo y fáciles de tratar. Incluso puede prevenir algunos tipos con una dieta saludable. Otros tipos pueden ser tratados con suplementos dietéticos.

Sin embargo, ciertos tipos de anemia pueden ser graves, de larga duración, e incluso la vida en peligro si no se diagnostica y trata.

Si usted tiene signos o síntomas de anemia, consulte a su médico para averiguar si usted tiene la condición. El tratamiento dependerá de la causa de la anemia y de su gravedad

Clases de Anemia

¿Qué es la anemia aplástica?

La anemia aplástica es un trastorno sanguíneo en el que la médula ósea del cuerpo no produce suficientes células sanguíneas nuevas. La médula ósea es un tejido parecido a una esponja dentro de los huesos. Hace células madre que se convierten en glóbulos rojos, glóbulos blancos y plaquetas (PLATE-lets).

Los glóbulos rojos transportan oxígeno a todas las partes de su cuerpo. También transportan dióxido de carbono (un producto de desecho) a sus pulmones para ser exhalado. Los glóbulos blancos ayudan a su cuerpo a combatir las infecciones. Las plaquetas son fragmentos de células sanguíneas que se pegan para sellar pequeños cortes o roturas en las paredes de los vasos sanguíneos y detener el sangrado.

Es normal que las células sanguíneas mueran. La vida útil de los glóbulos rojos es de unos 120 días. Los glóbulos blancos viven menos de un día. Las plaquetas viven alrededor de 6 días. Como resultado, su médula ósea debe hacer constantemente nuevas células sanguíneas.

Si su médula ósea no puede producir suficientes células sanguíneas nuevas, pueden ocurrir muchos problemas de salud. Estos problemas incluyen latidos cardíacos irregulares llamados arritmias (ah-RITH-me-ahs), un corazón agrandado, insuficiencia cardíaca , infecciones y sangrado. La anemia aplásica severa puede incluso causar la muerte.

Visión de conjunto

La anemia aplásica es un tipo de anemia . El término “anemia” generalmente se refiere a una condición en la cual su sangre tiene un número de glóbulos rojos inferior al normal. La anemia también puede ocurrir si sus glóbulos rojos no contienen suficiente hemoglobina (HEE-muh-glow-bin). Esta proteína rica en hierro ayuda a transportar oxígeno a su cuerpo.

En personas que tienen anemia aplásica, el cuerpo no produce suficientes glóbulos rojos, glóbulos blancos y plaquetas. Esto se debe a que las células madre de la médula ósea están dañadas. (La anemia aplástica se denomina también insuficiencia de médula ósea).

Muchas enfermedades, condiciones y factores pueden dañar las células madre. Estas condiciones pueden ser adquiridas o heredadas. “Adquirido” significa que usted no nace con la condición, pero la desarrolla. “Heredado” significa que sus padres le pasaron el gen para la condición.

En muchas personas que tienen anemia aplásica, la causa es desconocida.

panorama

La anemia aplásica es un trastorno raro pero grave. Puede desarrollarse repentinamente o lentamente. El trastorno tiende a empeorar con el tiempo, a menos que su causa se encuentra y se trata. Los tratamientos para la anemia aplástica incluyen transfusiones de sangre , trasplantes de células de la sangre y madre de la médula , y medicinas.

Con el cuidado oportuno y apropiado, muchas personas que tienen anemia aplásica pueden ser tratadas con éxito. Los trasplantes de células madre de médula ósea pueden ofrecer una cura para algunas personas que tienen anemia aplásica.

¿Qué causa la anemia aplástica?

El daño a las células madre de la médula ósea causa anemia aplásica. Cuando las células madre están dañadas, no crecen en células sanguíneas saludables.

La causa del daño puede ser adquirida o heredada. “Adquirido” significa que usted no nace con la condición, pero la desarrolla. “Heredado” significa que sus padres le pasaron el gen para la condición.

Anemia aplásica adquirida es más común, ya veces es sólo temporal. La anemia aplásica hereditaria es rara.

En muchas personas que tienen anemia aplásica, la causa es desconocida. Algunas investigaciones sugieren que el daño de las células madre puede ocurrir porque el sistema inmune del cuerpo ataca sus propias células por error.

Causas Adquiridas

Muchas enfermedades, condiciones y factores pueden causar anemia aplásica, incluyendo:

  • Toxinas, como plaguicidas, arsénico y benceno.
  • Radiación y quimioterapia (tratamientos para el cáncer).
  • Medicamentos, como el cloranfenicol (un antibiótico raramente utilizado en los Estados Unidos).
  • Enfermedades infecciosas, como hepatitis, virus de Epstein-Barr, citomegalovirus (si-a-MEG-ah-lo-VI-rus), parvovirus B19 y VIH.
  • Trastornos autoinmunes, como el lupus y la artritis reumatoide.
  • El embarazo. (La anemia aplástica que ocurre durante el embarazo desaparece después del parto.)

A veces, el cáncer de otra parte del cuerpo puede extenderse al hueso y causar anemia aplásica.

Causas hereditarias

Ciertas condiciones hereditarias pueden dañar las células madre y conducir a la anemia aplásica. Ejemplos incluyen anemia de Fanconi , síndrome de Shwachman-Diamond, disqueratosis (DIS-ker-ah-TO-sis) congénita y anemia de Diamond-Blackfan.

¿Quién está en riesgo de anemia aplástica?

La anemia aplásica es un trastorno sanguíneo raro pero grave. Personas de todas las edades pueden desarrollar anemia aplásica. Sin embargo, es más común en adolescentes, adultos jóvenes y ancianos. Los hombres y las mujeres tienen la misma probabilidad de tenerlo.

El trastorno es de dos a tres veces más común en los países asiáticos.

Su riesgo de anemia aplásica es mayor si usted:

  • Han estado expuestos a toxinas
  • Han tomado ciertos medicamentos o han recibido radiación o quimioterapia (tratamientos para el cáncer)
  • Tener ciertas enfermedades infecciosas, trastornos autoinmunes o condiciones hereditaria 

¿Cuáles son los signos y síntomas de la anemia aplástica?

Un número inferior de números normales de glóbulos rojos, glóbulos blancos y plaquetas causa la mayoría de los signos y síntomas de la anemia aplásica.

Signos y Síntomas de los Recuentos de Glóbulos Bajo

 

Las células rojas de la sangre

El síntoma más común de un recuento bajo de glóbulos rojos es la fatiga (cansancio). La falta de hemoglobina en la sangre provoca fatiga. La hemoglobina es una proteína rica en hierro en los glóbulos rojos. Ayuda a transportar oxígeno al cuerpo.

Un bajo recuento de glóbulos rojos también puede causar dificultad para respirar; Mareos, especialmente al ponerse de pie; Dolores de cabeza; Frialdad en sus manos o pies; piel pálida; Y dolor en el pecho.

Si no tiene suficientes glóbulos rojos que contienen hemoglobina, su corazón tiene que trabajar más para mover la cantidad reducida de oxígeno en su sangre. Esto puede conducir a arritmias (latidos cardíacos irregulares), un soplo cardíaco , un corazón agrandado, o incluso insuficiencia cardíaca .

Células blancas de la sangre

Los glóbulos blancos ayudan a combatir las infecciones. Los signos y síntomas de un bajo recuento de glóbulos blancos incluyen fiebres, infecciones frecuentes que pueden ser graves, y enfermedades similares a la gripe que persisten.

Plaquetas

Las plaquetas se unen para sellar pequeños cortes o roturas en las paredes de los vasos sanguíneos y detener el sangrado. Las personas que tienen bajo recuento de plaquetas tienden a moretones y sangran fácilmente, y el sangrado puede ser difícil de detener.

Los tipos comunes de sangrado asociados con un bajo recuento de plaquetas incluyen hemorragias nasales, sangrado de las encías, manchas rojas en la piel y sangre en las heces. Las mujeres también pueden tener sangrado menstrual abundante.

Otros signos y síntomas

La anemia aplástica puede causar signos y síntomas que no están directamente relacionados con los recuentos bajos de células sanguíneas. Ejemplos incluyen náuseas (sensación de malestar estomacal) y erupciones cutáneas.

Hemoglobinuria Nocturna Paroxística

Algunas personas que tienen anemia aplásica tienen una condición llamada hemoglobinuria nocturna paroxística (par-ok-SIZ-mal) (HE-mo-glo-bi-NOO-re-ah), o PNH. Este es un trastorno de glóbulos rojos. La mayoría de las personas que tienen PNH no tienen signos o síntomas.

Si los síntomas ocurren, pueden incluir:

  • Dificultad para respirar
  • Hinchazón o dolor en el abdomen o hinchazón en las piernas causada por coágulos sanguíneos
  • Sangre en la orina
  • Dolores de cabeza
  • Ictericia (un color amarillento de la piel o el blanco de los ojos)

En personas que tienen anemia aplásica y PNH, cualquiera de las condiciones puede desarrollarse primero.

¿Cómo se diagnostica la anemia aplástica?

Su médico le diagnosticará la anemia aplásica en base a sus antecedentes médicos y familiares, un examen físico y los resultados de las pruebas.

Una vez que su médico conozca la causa y la gravedad de la enfermedad, él o ella puede crear un plan de tratamiento para usted.

Especialistas involucrados

Si su médico de atención primaria piensa que tiene anemia aplásica, él o ella puede remitirlo a un hematólogo. Un hematólogo es un médico que se especializa en el tratamiento de enfermedades y trastornos de la sangre.

Historias Médicas y Familiares

Su médico puede hacer preguntas acerca de su historial médico, tales como si:

  • Ha tenido anemia o una condición que puede causar anemia
  • Tiene dificultad para respirar, mareos, dolores de cabeza u otros signos y síntomas de anemia
  • Ha estado expuesto a ciertas toxinas o medicamentos
  • Usted ha recibido radioterapia o quimioterapia (tratamientos para el cáncer)
  • Ha tenido infecciones o signos de infecciones, como fiebre
  • Usted magullará o sangrará fácilmente

Su médico también puede preguntar si alguno de los miembros de su familia ha tenido anemia u otros trastornos sanguíneos.

Examen físico

Su médico hará un examen físico para detectar signos de anemia aplásica. Él o ella tratará de averiguar cuán grave es el trastorno y lo que lo causa.

El examen puede incluir la comprobación de la piel pálida o amarillenta y signos de sangrado o infección. Su médico puede escuchar su corazón y los pulmones por los latidos cardíacos anormales y los sonidos respiratorios. Él o ella también puede sentir su abdomen para comprobar el tamaño de su hígado y sentir sus piernas por la hinchazón.

Pruebas de diagnóstico

Se utilizan muchas pruebas para diagnosticar la anemia aplásica. Estas pruebas ayudan a:

  • Confirme un diagnóstico de anemia aplásica, busque su causa y averigüe cuán grave es
  • Descartar otras afecciones que pueden causar síntomas similares
  • Compruebe la hemoglobinuria paroxística nocturna (HPN)

Hemograma completo

A menudo, la primera prueba utilizada para diagnosticar la anemia aplásica es un recuento sanguíneo completo (CBC). El CBC mide muchas partes de su sangre.

Esta prueba verifica los niveles de hemoglobina y hematocrito (hee-MAT-oh-crit). La hemoglobina es una proteína rica en hierro en los glóbulos rojos. Lleva oxígeno al cuerpo. El hematocrito es una medida de cuánto espacio ocupan los glóbulos rojos en su sangre. Un bajo nivel de hemoglobina o hematocrito es un signo de anemia.

El rango normal de estos niveles varía en ciertas poblaciones raciales y étnicas. Su médico puede explicarle los resultados de su prueba.

El CBC también comprueba el número de glóbulos rojos, glóbulos blancos y plaquetas en la sangre. Los resultados anormales pueden ser un signo de anemia aplásica, una infección u otra condición.

Por último, el CBC examina el volumen corpuscular medio (kor-PUS-kyu-lar) (MCV). MCV es una medida del tamaño promedio de sus glóbulos rojos. Los resultados pueden ser una pista en cuanto a la causa de su anemia.

Recuento de Reticulocitos

Un conteo de reticulocitos (re-TIK-u-lo-site) mide el número de glóbulos rojos jóvenes en su sangre. La prueba muestra si su médula ósea está haciendo glóbulos rojos a la velocidad correcta. Las personas que tienen anemia aplásica tienen bajos niveles de reticulocitos.

Pruebas de médula ósea

Las pruebas de médula ósea muestran si su médula ósea está sana y produce suficiente cantidad de células sanguíneas. Las dos pruebas de médula ósea son la aspiración (as-pi-RA-shun) y la biopsia.

La aspiración de médula ósea se puede hacer para averiguar si y por qué su médula ósea no está haciendo suficientes células sanguíneas. Para esta prueba, su médico elimina una pequeña cantidad de líquido de la médula ósea a través de una aguja. La muestra se mira bajo un microscopio para comprobar si hay células defectuosas.

Una biopsia de médula ósea se puede hacer al mismo tiempo que una aspiración o después. Para esta prueba, su médico extrae una pequeña cantidad de tejido de médula ósea a través de una aguja.

El tejido se comprueba para el número y los tipos de células en la médula ósea. En la anemia aplásica, la médula ósea tiene un número inferior al normal de los tres tipos de células sanguíneas.

Otras Pruebas

Otras afecciones pueden causar síntomas similares a los de la anemia aplásica. Por lo tanto, otras pruebas pueden ser necesarias para descartar esas condiciones. Estas pruebas pueden incluir:

  • Rayos X, tomografía computarizada (CT), o una prueba de imagen de ultrasonido. Estas pruebas pueden mostrar ganglios linfáticos agrandados en el abdomen. Los ganglios linfáticos agrandados pueden ser un signo de cáncer de la sangre. Los médicos también pueden usar estas pruebas para mirar los riñones y los huesos de los brazos y las manos, que a veces son anormales en los jóvenes que tienen anemia de Fanconi . Este tipo de anemia puede conducir a la anemia aplásica.
  • Radiografía de tórax . Esta prueba crea imágenes de las estructuras dentro de su pecho, como su corazón, pulmones y vasos sanguíneos. Se puede usar una radiografía de tórax para descartar infecciones.
  • Pruebas hepáticas y estudios virales. Estas pruebas se utilizan para detectar enfermedades hepáticas y virus.
  • Pruebas que controlan los niveles de vitamina B12 y folato en la sangre. Estas pruebas pueden ayudar a descartar la anemia causada por la deficiencia de vitaminas.

Su médico también puede recomendar análisis de sangre para la PNH y para comprobar su sistema inmunológico para las proteínas llamadas anticuerpos. (Los anticuerpos en el sistema inmunológico que atacan las células de la médula ósea pueden causar anemia aplásica).

¿Cómo se trata la anemia aplástica?

Los tratamientos para la anemia aplástica incluyen transfusiones de sangre , trasplantes de células de la sangre y madre de la médula , y medicinas. Estos tratamientos pueden prevenir o limitar las complicaciones, aliviar los síntomas y mejorar la calidad de vida.

Los trasplantes de células madre de médula ósea pueden curar el trastorno en algunas personas que son elegibles para un trasplante. La eliminación de una causa conocida de anemia aplásica, tal como la exposición a una toxina, también puede curar la condición.

Quién necesita tratamiento

Las personas que tienen anemia aplásica leve o moderada pueden no necesitar tratamiento siempre y cuando la afección no empeore. Las personas que tienen anemia aplásica severa necesitan tratamiento médico de inmediato para prevenir complicaciones.

Las personas que tienen anemia aplásica muy severa necesitan atención médica de emergencia en un hospital. La anemia aplásica muy grave puede ser mortal si no se trata inmediatamente.

Transfusiones de sangre

Las transfusiones de sangre pueden ayudar a mantener los recuentos de células sanguíneas en niveles aceptables. Una transfusión de sangre es un procedimiento común en el que se le administra sangre a través de una vía intravenosa (IV) en uno de sus vasos sanguíneos.

Las transfusiones requieren un ajuste cuidadoso de la sangre donada con la sangre del receptor.

Las transfusiones de sangre ayudan a aliviar los síntomas de la anemia aplásica, pero no son un tratamiento permanente.

Trasplantes de Células Madre y Sangre

Un trasplante de células madre de sangre y médula ósea reemplaza las células madre dañadas por otras sanas de otra persona (un donante).

Durante el transplante, que es como una transfusión de sangre, se obtienen células madre donadas a través de un tubo colocado en una vena en el pecho. Una vez que las células madre están en su cuerpo, viajan a su médula ósea y comienzan a hacer nuevas células sanguíneas.

Los trasplantes de células madre de médula ósea pueden curar la anemia aplásica en personas que pueden tener este tipo de tratamiento. El trasplante funciona mejor en niños y adultos jóvenes con anemia aplásica severa que están en buen estado de salud y que han emparejado donantes.

Las personas mayores pueden ser menos capaces de manejar los tratamientos necesarios para preparar el cuerpo para el trasplante. También son más propensos a tener complicaciones después del trasplante.

Si tiene anemia aplásica, hable con su médico acerca de si un trasplante de células madre de médula ósea es una opción para usted.

Medicamentos

Si tiene anemia aplásica, su médico puede recetarle medicamentos a:

  • Estimular la médula ósea
  • Suprimir su sistema inmunológico
  • Prevenir y tratar infecciones

Medicamentos para estimular la médula ósea

Las versiones hechas por el hombre de las sustancias que ocurren naturalmente en el cuerpo pueden estimular la médula ósea para hacer más células de la sangre. Ejemplos de estos tipos de medicamentos incluyen eritropoyetina y factores estimulantes de colonias.

Estos medicamentos tienen algunos riesgos. Usted y su médico trabajarán juntos para decidir si los beneficios de estos medicamentos superan los riesgos. Si este tratamiento funciona bien, puede ayudarle a evitar la necesidad de transfusiones de sangre.

Medicamentos para suprimir el sistema inmunológico

La investigación sugiere que la anemia aplástica puede ocurrir a veces porque el sistema inmune del cuerpo ataca sus propias células por error. Por esta razón, su médico puede recetar medicamentos para suprimir su sistema inmunológico.

Estos medicamentos permiten que su médula ósea empiece a producir células sanguíneas nuevamente. También pueden ayudarle a evitar la necesidad de transfusiones de sangre.

Los medicamentos que suprimen el sistema inmunológico no curan la anemia aplásica. Sin embargo, pueden aliviar sus síntomas y reducir las complicaciones. Estos medicamentos a menudo se usan para personas que no pueden tener trasplantes de células madre de médula ósea o que están esperando transplantes.

Tres medicamentos, a menudo administrados juntos, pueden suprimir el sistema inmunológico del cuerpo. Son globulina antitimocítica (ATG), ciclosporina y metilprednisolona.

Puede tomar algunos meses para notar los efectos de estos medicamentos. Con mayor frecuencia, a medida que aumenta el número de glóbulos sanguíneos, los síntomas disminuyen. Los recuentos de células sanguíneas en las personas que responden bien a estos medicamentos usualmente no alcanzan los niveles normales. Sin embargo, los recuentos de células sanguíneas a menudo son lo suficientemente altos como para permitir que las personas realicen sus actividades normales.

Las personas que tienen anemia aplásica pueden necesitar un tratamiento a largo plazo con estos medicamentos.

Los medicamentos que suprimen el sistema inmunológico pueden tener efectos secundarios. También pueden aumentar el riesgo de desarrollar leucemia (lu-KE-me-ah) o mielodisplasia (MI-e-lo-dis-PLA-ze-ah, MDS). La leucemia es un cáncer de las células sanguíneas. MDS es una condición en la que la médula ósea hace demasiadas células sanguíneas defectuosas.

Medicamentos para prevenir y tratar infecciones

Si usted tiene anemia aplásica, podría estar en riesgo de infecciones debido al bajo recuento de leucocitos. Su médico puede recetar antibióticos y medicamentos antivirales para prevenir y tratar las infecciones.

Con el cuidado oportuno y apropiado, la mayoría de las personas que tienen anemia aplásica se puede tratar con éxito, y algunos pueden ser curados.

La mayoría de las personas que tienen el trastorno son capaces de volver a sus rutinas normales después del tratamiento. Sin embargo, puede tomar algún tiempo para obtener buenos resultados del tratamiento. Es posible que necesite tratamientos repetidos, o puede que tenga que probar varios tratamientos para encontrar uno que funcione.

Es importante obtener atención médica continua para asegurarse de que el trastorno no empeora y para detectar posibles complicaciones.

Cuidado continuo

El tratamiento de la anemia aplásica puede causar efectos secundarios o complicaciones. Hable con su médico sobre cómo hacer frente a estos problemas.

Las personas que tienen anemia aplásica pueden estar en mayor riesgo de infecciones debido al bajo recuento de leucocitos. Pregunte a su médico sobre maneras de reducir su riesgo de infección. Por ejemplo, puede que desee:

  • Manténgase alejado de las personas que están enfermas y evitar grandes multitudes de personas.
  • Evite ciertos alimentos que pueden exponerle a las bacterias, como los alimentos crudos.
  • Lávese las manos con frecuencia.
  • Cepille y use hilo dental y reciba atención dental regular para reducir el riesgo de infecciones en la boca y la garganta.
  • Obtenga una vacuna anual contra la gripe y la vacuna contra la neumonía . Pregúntele a su médico si estas inyecciones le beneficiarán.

Conozca los signos de infección, como la fiebre. Llame a su médico de inmediato si cree que tiene una infección.

Actividad física

Hable con su médico acerca de qué tipos y cantidades de actividad física son seguras para usted. Es posible que desee evitar las actividades que causan dolor en el pecho o dificultad para respirar. También es posible que desee mantenerse alejado de actividades que podrían resultar en lesiones y sangrado, como deportes de contacto.

Grupos de apoyo

Usted o los miembros de su familia pueden encontrar útil saber acerca de los recursos que pueden darle apoyo emocional e información sobre la anemia aplásica.

Su médico u trabajador social del hospital puede tener información sobre servicios de consejería y apoyo. También pueden ser capaces de referir a grupos de apoyo que ofrecen ayuda con la planificación financiera, porque el tratamiento de la anemia aplásica puede ser costoso.

Ensayos clínicos

El Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre (NHLBI, por sus siglas en inglés) está fuertemente comprometido a apoyar la investigación dirigida a prevenir y tratar las enfermedades y trastornos del corazón, los pulmones y la sangre y los trastornos del sueño.

Los investigadores han aprendido mucho sobre la anemia y otras enfermedades de la sangre y las condiciones a lo largo de los años. Esos conocimientos han conducido a avances en el conocimiento y la atención médica.

Quedan muchas preguntas sobre las enfermedades y afecciones de la sangre, incluyendo la anemia aplásica. El NHLBI continúa apoyando la investigación dirigida para aprender más sobre estas enfermedades.

Por ejemplo, la investigación apoyada por NHLBI sobre la anemia aplásica incluye estudios que exploran:

  • Cómo ciertos medicamentos y terapias pueden ayudar a tratar la anemia aplásica y mejorar la calidad de vida de las personas que tienen el trastorno
  • Los efectos secundarios de ciertos tratamientos para la anemia aplásica
  • Cómo mejorar los tratamientos existentes para la anemia aplásica

Gran parte de esta investigación depende de la voluntad de los voluntarios para participar en ensayos clínicos . Los ensayos clínicos prueban nuevas formas de prevenir, diagnosticar o tratar varias enfermedades y afecciones.

Por ejemplo, los nuevos tratamientos para una enfermedad o condición (como medicamentos, dispositivos médicos, cirugías o procedimientos) se prueban en voluntarios que tienen la enfermedad. La prueba muestra si un tratamiento es seguro y eficaz en seres humanos antes de que esté disponible para su uso generalizado.

Al participar en un ensayo clínico, puede acceder a nuevos tratamientos antes de que estén ampliamente disponibles. Usted también contará con el apoyo de un equipo de proveedores de atención médica, que probablemente supervisará su salud de cerca. Incluso si usted no se beneficia directamente de los resultados de un ensayo clínico, la información recopilada puede ayudar a otros y agregar al conocimiento científico.

Si se ofrece como voluntario para un ensayo clínico, la investigación se le explicará en detalle. Aprenderá acerca de los tratamientos y las pruebas que puede recibir, y los beneficios y riesgos que pueden plantear. También se le dará la oportunidad de hacer preguntas sobre la investigación. Este proceso se denomina consentimiento informado.

Si acepta participar en el juicio, se le pedirá que firme un formulario de consentimiento informado. Este formulario no es un contrato. Usted tiene el derecho de retirarse de un estudio en cualquier momento, por cualquier razón. Además, usted tiene el derecho de aprender sobre nuevos riesgos o hallazgos que surjan durante el juicio.

Para obtener más información acerca de los ensayos clínicos relacionados con la anemia aplásica, hable con su médico. También puede visitar los siguientes sitios Web para obtener más información sobre la investigación clínica y la búsqueda de ensayos clínicos:

Anemia hemolítica

Visión de conjunto

La anemia hemolítica es una condición en la cual los glóbulos rojos son destruidos y eliminados del torrente sanguíneo antes de que su vida normal se haya levantado. Una serie de enfermedades, condiciones y factores pueden causar que el cuerpo destruya sus glóbulos rojos. La anemia hemolítica puede conducir a diversos problemas de salud tales como fatiga, dolor, arritmias, un corazón agrandado y la insuficiencia cardíaca.

Hay muchos tipos de anemias hemolíticas – algunas de las cuales se heredan y otras que se adquieren.

Las anemias hemolíticas heredadas incluyen

  • Anemia falciforme
  • Talasemia
  • Esferocitosis hereditaria
  • Eliptocitosis hereditaria
  • Deficiencia de glucosa-6-fosfato deshidrogenasa (G6PD)
  • Deficiencia de piruvato quinasa

Las anemias hemolíticas adquiridas incluyen:

  • Anemia hemolítica inmune
    • Anemia hemolítica autoinmune
    • Anemia hemolítica aloinimune
    • Anemia hemolítica inducida por fármacos
  • Anemias hemolíticas mecánicas
  • Hemoglobinuria paroxística nocturna
  • Ciertas infecciones y sustancias también pueden dañar los glóbulos rojos y conducir a la anemia hemolítica

Causas

La causa inmediata de la anemia hemolítica es la destrucción temprana de los glóbulos rojos. Una serie de enfermedades, condiciones y factores pueden causar que el cuerpo destruya sus glóbulos rojos. Estas causas pueden ser heredadas o adquiridas. A veces, la causa de la anemia hemolítica no se conoce.

  • En las anemias hemolíticas heredadas , los genes que controlan cómo se hacen los glóbulos rojos son defectuosos. Los diferentes tipos de genes defectuosos explican los diferentes tipos de anemias hemolíticas heredadas. En cada tipo de anemia hemolítica heredada, el cuerpo produce glóbulos rojos anormales. El problema con los glóbulos rojos puede implicar la hemoglobina, la membrana celular o las enzimas que mantienen los glóbulos rojos sanos.
  • En las anemias hemolíticas adquiridas , el cuerpo produce glóbulos rojos normales, sin embargo, alguna enfermedad, condición o factor destruye las células demasiado pronto. Los ejemplos incluyen trastornos inmunitarios, infecciones y reacciones a medicamentos o transfusiones de sangre.

Signos y síntomas

El síntoma más común de todos los tipos de anemia es la fatiga. Un bajo recuento de glóbulos rojos también puede causar falta de aire, mareos, dolor de cabeza, frialdad en las manos o los pies, piel pálida, encías y camas de uñas, así como dolor en el pecho.

Los síntomas de la anemia hemolítica incluyen

  • Ictericia
  • Dolor en la parte superior del abdomen
  • Úlceras en las piernas y dolor
  • Una reacción grave a una transfusión de sangre

Tratamiento

Los tratamientos para la anemia hemolítica incluyen transfusiones de sangre, medicamentos, plasmaféresis, cirugía, trasplantes de células madre de médula ósea y cambios en el estilo de vida.

Las personas que tienen anemia hemolítica leve pueden no necesitar tratamiento, siempre y cuando la condición no empeore. Las personas con anemia hemolítica severa generalmente necesitan tratamiento continuo.

Riesgo

La anemia hemolítica puede afectar a personas de todas las edades, razas y sexos.

Talasemia

Visión de conjunto

Las talasemias son trastornos sanguíneos hereditarios que hacen que el cuerpo produzca menos glóbulos rojos sanos y menos hemoglobina (una proteína rica en hierro en los glóbulos rojos).

Los dos tipos principales de talasemia son alfa y beta talasemia. La forma más grave de alfa talasemia es conocida como alfa talasemia mayor o hydrops fetalis, mientras que la forma grave de talasemia beta se conoce como talasemia mayor o anemia de Cooley.

Las talasemias afectan a hombres y mujeres y ocurren con mayor frecuencia en personas de ascendencia italiana, griega, de Oriente Medio, asiática y africana. Las formas graves suelen diagnosticarse en la primera infancia y son de por vida.

Causas

La hemoglobina en los glóbulos rojos tiene dos tipos de cadenas de proteínas: alfa globina y beta globina. Si su cuerpo no produce suficiente cantidad de estas cadenas de proteínas, los glóbulos rojos no se forman correctamente y no pueden transportar suficiente oxígeno.

Los genes controlan cómo el cuerpo produce las cadenas de proteínas de la hemoglobina. Cuando estos genes están ausentes o alterados, se producen talasemias.

Las talasemias son trastornos hereditarios: se transmiten de los padres a sus hijos a través de los genes. Las personas que reciben genes de hemoglobina anormal de un padre, pero los genes normales del otro son portadores. Los transportistas a menudo no tienen signos de enfermedad aparte de la anemia leve. Sin embargo, pueden transmitir los genes anormales a sus hijos.

Signos y síntomas

Los síntomas de talasemia son causados ​​por la falta de oxígeno en el torrente sanguíneo. Esto ocurre porque el cuerpo no produce suficientes glóbulos rojos saludables y hemoglobina. La gravedad de los síntomas depende de la gravedad del trastorno:

  • Las personas que tienen alfa o beta talasemia pueden tener anemia leve, lo que puede hacer que se sienta cansado.
  • Las personas con beta-talasemia intermedia tienen anemia leve a moderada. También pueden tener otros problemas de salud incluyendo: crecimiento lento y pubertad retardada; Problemas óseos; Y un bazo agrandado.
  • Las personas con enfermedad hemoglobina H o beta talasemia mayor tienen talasemia grave. Los síntomas ocurren dentro de los dos primeros años de vida e incluyen anemia severa y otros problemas de salud graves
    • Apariencia pálida y apática
    • Poco apetito
    • Orina oscura
    • Crecimiento lento y pubertad retardada
    • Ictericia
    • Bazo agrandado, hígado y corazón
    • Problemas óseos

Tratamiento

El tratamiento de las talasemias depende del tipo y gravedad del trastorno. Las personas que son portadoras o que tienen alfa o beta talasemia necesitan poco o ningún tratamiento.

Tres tratamientos estándar se utilizan para tratar formas moderadas y graves de talasemia, que incluyen transfusiones de sangre, terapia de quelación de hierro y suplementos de ácido fólico.

Riesgo

Antecedentes familiares y ancestros son los dos factores de riesgo para las talasemias.

Anemia falciforme

Visión de conjunto

La anemia de células falciformes es una enfermedad grave en la que el cuerpo produce glóbulos rojos en forma de hoz (en forma de “C”). Los glóbulos rojos normales son disco-formados y se mueven fácilmente a través de sus vasos sanguíneos. Los glóbulos rojos contienen la proteína hemoglobina (una proteína rica en hierro que da a la sangre su color rojo y transporta el oxígeno de los pulmones al resto del cuerpo).

Las células falciformes contienen hemoglobina anormal que hace que las células tengan una forma de hoz, que no se mueven fácilmente a través de los vasos sanguíneos – son rígidas y pegajosas y tienden a formar grumos y quedar atascadas en los vasos sanguíneos.

Los grupos de células falciformes bloquean el flujo sanguíneo en los vasos sanguíneos que conducen a los miembros y órganos. Los vasos sanguíneos bloqueados pueden causar dolor, infecciones graves y daño a los órganos.

En la anemia de células falciformes, un número inferior a lo normal de glóbulos rojos se produce porque las células falciformes no duran mucho tiempo. Las células falciformes suelen morir después de unos 10 a 20 días y el cuerpo no puede reproducir los glóbulos rojos lo suficientemente rápido como para reemplazar a los moribundos, lo que causa anemia.

Causas

La anemia drepanocítica es una enfermedad hereditaria, de por vida. Las personas que tienen la enfermedad heredan dos copias del gen de la célula falciforme – una de cada padre.

Signos y síntomas

Los síntomas más comunes de anemia de células falciformes están relacionados con la anemia y el dolor.

Los síntomas comunes para la anemia incluyen

  • Fatiga
  • Dificultad para respirar
  • Mareo
  • Dolor de cabeza
  • Frialdad en las manos y los pies
  • Piel pálida
  • Dolor de pecho

El dolor repentino en todo el cuerpo es un síntoma común de anemia de células falciformes. Este dolor se llama una “crisis de células falciformes”, ya menudo afecta los huesos, los pulmones, el abdomen y las articulaciones.

Tratamiento

La anemia drepanocítica no tiene una cura ampliamente disponible. Sin embargo, los tratamientos pueden ayudar a aliviar los síntomas y tratar las complicaciones. Los objetivos del tratamiento de la anemia de células falciformes son aliviar el dolor, prevenir infecciones, daño ocular y accidentes cerebrovasculares, y controlar las complicaciones.

Los trasplantes de médula ósea pueden ofrecer una curación en un pequeño número de casos de anemia de células falciformes.

Riesgo

La anemia drepanocítica es más común en personas cuyas familias descendían de África, del Sur o de América Central, islas del Caribe, países mediterráneos, India y Arabia Saudita.

Anemia perniciosa

Visión de conjunto

La anemia perniciosa es una condición en la que el cuerpo no puede producir suficientes glóbulos rojos saludables porque no tiene suficiente vitamina B12 (un nutriente que se encuentra en ciertos alimentos). Las personas que tienen anemia perniciosa no pueden absorber suficiente vitamina B12 debido a la falta de factor intrínseco (una proteína hecha en el estómago). Sin embargo, otras condiciones y factores también pueden causar deficiencia de vitamina B12.

Causas

  • La falta de factor intrínseco es una causa común de anemia perniciosa ya que el cuerpo no puede absorber suficiente vitamina B12.
  • Alguna anemia perniciosa ocurre porque el intestino delgado del cuerpo no puede absorber correctamente la vitamina B12 que puede ser debido a las bacterias incorrectas en el intestino delgado; Ciertas enfermedades que interfieren con la absorción de vitamina B12; Ciertos medicamentos; Extracción quirúrgica de parte del intestino delgado; Y la infección de tenia.
  • A veces las personas desarrollan anemia perniciosa porque no reciben suficiente vitamina B12 en sus dietas.

Signos y síntomas

Aparte de los síntomas de la anemia (fatiga, mareo, etc.), la deficiencia de vitamina B12 también puede tener algunos síntomas graves como

  • Daño en el nervio
  • Problemas neurológicos como confusión, demencia, depresión y pérdida de memoria.
  • Los síntomas en el tracto digestivo incluyen náuseas y vómitos, ardor de estómago, hinchazón abdominal y gases, estreñimiento o diarrea, pérdida del apetito y pérdida de peso.
  • Hígado agrandado
  • Una lengüeta roja lisa y fornida
  • Los bebés que tienen deficiencia de vitamina B12 pueden tener reflejos pobres o movimientos inusuales, como temblores en la cara.

Tratamiento

La anemia perniciosa se trata sustituyendo la falta de vitamina B12 en el cuerpo. Las personas que tienen esta enfermedad pueden necesitar un tratamiento de por vida.

Riesgo

Usted está en mayor riesgo de anemia perniciosa si

  • Tiene antecedentes familiares de la enfermedad.
  • Se le ha quitado parte o todo el estómago.
  • Tienen ciertos trastornos autoinmunes que afectan a las glándulas endocrinas, como la enfermedad de Addison, la diabetes tipo 1, la enfermedad de Graves y el vitiligo.
  • Se ha extirpado parte o todo el intestino delgado.
  • Tiene ciertas enfermedades intestinales o trastornos que impiden que su cuerpo absorba adecuadamente la vitamina B12.
  • Tome medicamentos que evitan que su cuerpo absorba adecuadamente la vitamina B12.
  • Es un vegetariano estricto que no come ningún producto animal o diario y no toma un suplemento de vitamina B12, o si come mal en general.

Anemia de Fanconi

Visión de conjunto

La anemia de Fanconi, o FA, es un trastorno sanguíneo hereditario raro que conduce al fracaso de la médula ósea. FA es un tipo de anemia aplásica que evita que la médula ósea produzca suficientes nuevas células sanguíneas para que su cuerpo funcione normalmente. FA también puede causar la médula ósea para hacer muchas células sanguíneas anormales. Esto puede conducir a graves problemas de salud, como la leucemia.

FA es un trastorno sanguíneo, pero también puede afectar a muchos de los órganos del cuerpo, tejidos y sistemas. Los niños que heredan FA están en mayor riesgo de nacer con defectos de nacimiento, y las personas que tienen FA están en mayor riesgo de algunos tipos de cáncer y otros problemas de salud graves.

FA es una enfermedad impredecible. La esperanza de vida promedio de las personas con FA es entre 20 y 30 años. Las causas más comunes de muerte relacionadas con FA son insuficiencia de médula ósea, leucemia y tumores sólidos.

Causas

FA es una enfermedad hereditaria – se transmite de padres a hijos a través de los genes. Al menos 13 genes defectuosos se asocian con FA. FA se desarrolla cuando ambos padres pasan el mismo gen FA defectuoso a su hijo. Las personas que tienen sólo un gen defectuoso son portadores de FA que significa que no tienen FA, pero pueden pasar el gen defectuoso a sus hijos.

Signos y síntomas

Los síntomas de FA incluyen

  • Anemia
  • Insuficiencia de la médula ósea
  • Defectos de nacimiento
  • Problemas de desarrollo o de alimentación

Tratamiento

El tratamiento para FA se basa en la edad de una persona y en cuán bien o mal la médula ósea de la persona produce nuevas células sanguíneas.

Los cuatro tipos principales de tratamiento para FA son:

  • Trasplante de células madre de sangre y médula ósea
  • Terapia con andrógenos
  • Factores de crecimiento sintéticos
  • Terapia de genes

¿Cómo se hace la sangre en una persona sana?

La sangre consiste en glóbulos rojos, glóbulos blancos, plaquetas y plasma. Los glóbulos rojos, o eritrocitos (e-RITH-ro-sitios), son las células más numerosas en la sangre y dan a la sangre su color rojo. Los tejidos y células del cuerpo requieren oxígeno para funcionar correctamente, y los eritrocitos están especializados para transportar y distribuir oxígeno porque contienen hemoglobina. La hemoglobina tiene la propiedad única de ser capaz de absorber el oxígeno en los pulmones, donde es abundante, y liberar oxígeno a las células del cuerpo, donde es necesario. La hemoglobina consiste en cuatro moléculas de proteína, llamadas globinas, y hasta cuatro moléculas de hemo. Las moléculas de hemo son pigmentos rojos, no proteicos, compuestos de unión al hierro,

En una persona sana, los eritrocitos son producidos por un proceso llamado hematopoiesis (he-ma-remolque-po-EE-sis). La hematopoyesis tiene lugar en la médula ósea, que es el tejido que llena el centro de la mayoría de los huesos. Todas las células de la sangre se originan de un tipo de célula en la médula llamada célula madre. A medida que los glóbulos rojos se producen a partir de células madre y maduran en la médula, comienzan a llenarse de hemoglobina. Un glóbulo rojo sano contiene aproximadamente 300 moléculas de hemoglobina, y éstas ocupan la mayor parte de su volumen.

Cuando los eritrocitos maduran, también eliminan la mayoría de los componentes normales de las células (como el ADN, el núcleo, el retículo endoplasmático y las mitocondrias). Sin estos componentes, los eritrocitos no pueden crecer y dividirse, por lo que tienen una vida corta. Cada célula sobrevive por sólo unos 120 días. El bazo, que es un órgano oval situado entre el estómago y el diafragma en el lado izquierdo del cuerpo, contiene células llamadas macrófagos (MAK-ro-fayj-ez). Los macrófagos se envuelven y descomponen los eritrocitos viejos y moribundos y reciclan el hierro de las moléculas de hemoglobina para que pueda usarse para producir más hemoglobina. Cada segundo, aproximadamente 2 millones de eritrocitos mueren, y deben ser reemplazados por hematopoyesis exactamente al mismo ritmo.

Terapia de la abuelita y del hígado

Antes y durante el comienzo del siglo XX, la ingestión de grandes cantidades de hígado sirvió como un medio eficaz para prevenir y tratar la mayoría de los tipos de anemia.

En My Second Life (1944), el autor y médico Thomas Hall Shastid recuerda a su maestra de escuela “Abuelita Heath”, quien defendía que, cocinado o crudo, el hígado de cualquier animal de granja era el remedio perfecto para lo que ella llamaba la “pequeñez de sangre.”

Los registros médicos de la historia médica que el Dr. George R. Minot (1885-1950), el Dr. William Parry Murphy (1892), y el Dr. George Hoyt Whipple (1878-1976) fueron los creadores reales del primer tratamiento eficaz para la anemia perniciosa Usando hígado. Ellos fueron galardonados con el Premio Nobel en 1934 por su investigación sobre la química de la sangre y la histología, que estableció la base científica para el uso exitoso de la terapia del hígado.

Estados Unidos y el mundo

  • UNICEF estima que 2 mil millones de los 6 mil millones de personas del mundo son deficientes en hierro, que es una de las principales causas de anemia en todo el mundo.
  • Más del 50 por ciento de los niños menores de 4 años en los países en desarrollo son anémicos, según la Organización Mundial de la Salud.
  • Se estima que alrededor de 110.000 personas murieron de anemia en todo el mundo en 1998. Cerca de 95.000 vivían en países de ingresos bajos y medios.
  • En 1997, 4.471 personas murieron de anemia en los Estados Unidos. Alrededor del 65 por ciento de ellos tenían 75 años o más.
  • Una estimación de 1995 puso el número de estadounidenses con anemia en 4,1 millones, incluyendo 2,5 millones menores de 45 años.
  • La tasa de mortalidad por anemia es alrededor del 42 por ciento más alta para las mujeres que para los hombres.
  • La tasa de mortalidad por anemia es casi un 70 por ciento mayor para las personas de ascendencia africana que para las personas de ascendencia europea.

Si el cuerpo detecta una escasez de glóbulos rojos, los riñones hacen una hormona llamada eritropoyetina (ee-rith-ro-po-EE-estaño). Esta proteína se secreta en la sangre, que luego señala la médula ósea para hacer más glóbulos rojos.

¿Qué es diferente en una persona con anemia?

La producción de sangre es un proceso complejo que requiere comunicación entre muchas partes del cuerpo, incluyendo la médula ósea, los riñones y el bazo. Hay muchos lugares en el proceso donde algo puede salir mal. Los problemas con las células madre, la replicación y la maduración de los eritrocitos, la fabricación de hemoglobina, la señalización inadecuada entre el riñón y la médula ósea (eritropoyetina) y los problemas con la función del bazo (destrucción de las células por los macrófagos) pueden resultar en anemia. Una persona puede tener anemia debido a un trastorno hereditario de la sangre, debido a una condición de sangre que adquirió de alguna manera, e incluso a causa de enfermedades no directamente relacionadas con la sangre.

Hay varias docenas de tipos de anemia que se clasifican por su causa subyacente. Cuando los médicos examinan la sangre para anemia, a menudo describen la sangre por el contenido de hemoglobina de los glóbulos rojos (color) y por el tamaño y la forma de los glóbulos rojos. Estas descripciones pueden señalar a un médico hacia el trastorno subyacente. El tratamiento es específico para cada tipo de anemia y se basa en el tratamiento de la enfermedad subyacente.

¿Cuáles son los diferentes tipos de anemia?

Hay tres grandes categorías de causas de anemia. Primero, cuando alguien se lesiona y pierde mucha sangre, la anemia puede desarrollarse porque el volumen total de sangre del cuerpo se pierde más rápido de lo que puede ser reemplazado. En la segunda categoría, el proceso de producción de glóbulos rojos en el cuerpo no está funcionando normalmente: la médula ósea no produce suficientes eritrocitos, los eritrocitos no contienen suficiente hemoglobina o la hemoglobina no funciona correctamente. En la tercera categoría, los glóbulos rojos se destruyen más rápidamente que la médula puede reponerlos. A continuación se describen algunos de los tipos más comunes de anemia en cada categoría.

Primera categoría: Anemia de la pérdida de sangre

Las personas que pierden mucha sangre muy rápidamente, como las que han sufrido lesiones en un accidente, han estallado un vaso sanguíneo o han perdido sangre durante la cirugía, pueden convertirse en anémicas porque el cuerpo no puede hacer sangre tan rápido como se está perdiendo. En los casos en que la pérdida de sangre es una amenaza para la vida, una persona puede reemplazar la sangre perdida por una transfusión de sangre . En los casos menos graves, el cuerpo lentamente volverá el volumen de la sangre y el contenido de hemoglobina a la normalidad por sí mismo. De hecho, una persona puede perder dos tercios de su volumen de sangre durante un período de 24 horas sin morir. Otras personas tienen un lugar en su cuerpo que está sangrando constantemente un poco, como una herida en la piel o las membranas mucosas dentro del cuerpo (úlcera).

Transfusión de sangre es el proceso de dar sangre (o ciertas células o productos químicos encontrados en la sangre) a una persona que lo necesita.

Segunda categoría: Disminución de la producción de
glóbulos rojos

Anemias causadas por una disminución de la producción de glóbulos rojos también se denominan anemias hipoplásicas, y muchas condiciones y trastornos diferentes pueden causar este tipo de anemia.

Causas nutricionales

 

Ciertas vitaminas y minerales importantes, como el hierro, la vitamina B12 y el ácido fólico, son necesarios para que la médula ósea produzca hemoglobina y eritrocitos. Si estos elementos faltan en la dieta o no se absorben de la dieta, puede desarrollarse anemia. La adición de alimentos ricos en estos elementos o la adición de suplementos a la dieta ayuda a reponer el suministro de sangre.

La anemia por deficiencia de hierro ocurre cuando una persona no come suficientes alimentos que contienen hierro o cuando el cuerpo tiene problemas para absorber hierro. Un bajo nivel de hierro en el cuerpo significa que no hay suficiente hierro disponible para hacer la hemoglobina, lo que resulta en una disminución de la producción de glóbulos rojos. Este es un tipo muy común de anemia, especialmente en bebés y adolescentes, que necesitan un montón de hierro para alimentar los cuerpos en crecimiento. Además, 30-50% de las mujeres estadounidenses están en riesgo de anemia debido a la pérdida de sangre durante la menstruación y cantidades inadecuadas de hierro en sus dietas para compensar estas pérdidas mensuales. La anemia por deficiencia de hierro se caracteriza por pequeños glóbulos rojos.

 

La anemia perniciosa ocurre cuando una persona no come suficientes alimentos que contienen vitamina B12 o es incapaz de absorber B12 correctamente. Para absorber la vitamina B12, el revestimiento del estómago debe producir ácido clorhídrico y hacer una sustancia química que los científicos llaman “factor intrínseco”. Si la producción de ácido disminuye o falta el factor intrínseco, la vitamina no puede ser absorbida. Este tipo de anemia por lo general afecta a los adultos entre las edades de 50 y 60, pero es raro en afroamericanos y asiáticos. Las personas con una dieta pobre, bulimia, anorexia nerviosa, diabetes, o enfermedad de la tiroides, o que han tenido cirugía de estómago, cáncer de estómago, o una historia familiar de anemia perniciosa son propensos a este problema. Por lo general se desarrolla gradualmente, por lo que los síntomas son difíciles de detectar.

Causas genéticas

A veces las personas nacen con enfermedades que disminuyen la capacidad del cuerpo para producir glóbulos rojos. La talasemia (thal-a-SEE-me-a) y la anemia sideroblástica (sid-er-o-BLAS-tik) ocurren ambas porque la médula ósea no puede producir hemoglobina normalmente.

La talasemia es un trastorno hereditario en el que la tasa de producción de hemoglobina es demasiado baja. En esta condición, la porción de globina de la hemoglobina es defectuosa. Este trastorno es más común en personas de ascendencia mediterránea, africana y asiática. La talasemia se divide en dos categorías: mayor y menor. Las personas nacidas con talasemia mayor tienen anemia severa durante el primer año de vida que da como resultado un crecimiento lento, un desarrollo óseo anormal y un agrandamiento del hígado y el bazo. Las personas con talasemia menor a menudo no tienen ningún síntoma.

En la anemia sideroblástica, la molécula hemo de la hemoglobina no se hace correctamente. Este problema puede ser un trastorno genético, pero también puede ocurrir en personas que sufren de alcoholismo, personas expuestas a toxinas como el plomo, o personas que han adquirido trastornos de la médula ósea.

Anemia aplásica y trastornos de la médula ósea

La anemia aplásica describe una categoría de anemias en la que se destruyen las células hematopoyéticas (formadoras de sangre) de la médula ósea. En muchos casos, los médicos no saben por qué estas células han sido destruidas. En otros casos, las células formadoras de sangre son destruidas por el cáncer de la médula ósea o por la exposición a productos químicos tóxicos, radiación, ciertos antibióticos u otros medicamentos. Un trasplante de médula ósea de un gemelo idéntico o de un pariente con tipos de células compatibles se puede utilizar para tratar la anemia aplásica, pero a menudo es difícil encontrar un donante con el tipo de célula derecha. Encontrar tratamiento para la anemia aplásica es un campo activo de investigación.

Infección y otros trastornos

Las personas que frecuentemente están enfermas con infecciones son propensas a la anemia porque la infección hace que la producción de glóbulos rojos disminuya. La anemia es muy común en personas con SIDA porque sus sistemas inmunológicos no funcionan normalmente y son propensos a infecciones. Las personas que tienen enfermedades de sus riñones a menudo desarrollan anemia porque los riñones ya no responden a la disminución de los glóbulos rojos produciendo suficiente eritropoyetina.

Tercera categoría: Anemias hemolíticas

Las anemias hemolíticas son causadas por la destrucción prematura de los glóbulos rojos. Los eritrocitos pueden destruirse demasiado rápido o demasiado pronto debido a la infección, porque la hemoglobina producida es anormal, porque el bazo no funciona correctamente, o porque una persona ha estado expuesta a ciertos medicamentos o productos químicos tóxicos. Los glóbulos rojos pueden tener defectos en la membrana que los rodea, lo que lleva a su destrucción por los macrófagos. La anemia hemolítica también puede ser causada por problemas con el sistema inmunológico.

Anemia de células falciformes y causas genéticas

La anemia drepanocítica es el tipo más conocido de anemia hemolítica . Es una enfermedad genética, lo que significa que una persona hereda los genes de la condición de sus padres. Si la persona recibió sólo una copia del gen afectado (de un padre), se dice que tiene el rasgo falciforme. Una persona que recibió el gen de ambos padres tendrá enfermedad de células falciformes. Este tipo de anemia ocurre con mayor frecuencia en personas de ascendencia africana. En los Estados Unidos, el 0,3% de la población afroamericana (más de 50.000 personas) tiene este trastorno. Las personas con anemia drepanocítica frecuentemente tienen anemia severa, episodios de dolor, retraso en el crecimiento e incremento de las infecciones.

En una persona con anemia de células falciformes, la hemoglobina es diferente de la de los eritrocitos sanos y hace que los glóbulos rojos tengan forma de crescentes. Debido a esta forma, no pueden fluir fácilmente a través del torrente sanguíneo y se destruyen más rápido que el cuerpo puede reemplazarlos.

* El sistema inmunitario combate los gérmenes y otras sustancias extrañas que entran en el cuerpo.

* Los genes son el material en el cuerpo que ayuda a determinar las características físicas y mentales, como si una persona tiene pelo castaño o ojos azules.

Enfermedades autoinmunes

Las personas con enfermedades autoinmunes, como la artritis reumatoide, pueden desarrollar anemia hemolítica. En las enfermedades autoinmunes, el sistema inmunológico del cuerpo no funciona correctamente. Además de destruir las células extrañas, como las bacterias que causan la infección, el sistema inmune anormal ataca y destruye sus propias células, incluyendo los eritrocitos. En algunas personas, las drogas que reducen la actividad del sistema inmune (inmunosupresores) se utilizan para tratar la anemia.

¿Cómo sabe la gente si están anémicos?

Las personas que tienen anemia leve a menudo no tienen síntomas. Para las personas con anemia más severa, cómo se sienten depende de la edad que tengan, la rapidez con que se desarrolló la anemia y qué otras enfermedades podrían tener. Si la anemia se desarrolla rápidamente, es más probable que una persona tenga conocimiento de los síntomas. Si se desarrolla durante un largo período de tiempo, incluso las personas con anemia moderada pueden tener pocos síntomas evidentes.

Al igual que Carrie, las personas con anemia moderada a grave pueden sentirse cansadas, débiles, mareadas y con falta de aire, todo porque las células del cuerpo no están recibiendo suficiente oxígeno. Esta falta de oxígeno puede hacer que se irritable y perder el interés en lo que está sucediendo a su alrededor. A veces las personas con anemia moderada a grave parecen pálidas y cerosas, y algunas personas desarrollan un color amarillo en la piel (ictericia) debido a la destrucción excesiva de sus glóbulos rojos. También pueden experimentar dolores de cabeza, pérdida del apetito, indigestión, dolor de lengua, sangrado de las encías, insomnio(dificultad para dormir), latidos cardíacos rápidos, fatiga y mala concentración. Algunas mujeres experimentan irregularidades en el período menstrual.

Los médicos como detectives: Diagnosticando la anemia

El tratamiento de la anemia puede ser un proceso complejo. Determinar si un paciente es anémico es fácil, pero encontrar la causa subyacente puede ser más difícil.

Para analizar la anemia, un médico generalmente ordena un conteo sanguíneo completo (CBC). Un técnico o enfermera toma una pequeña muestra de sangre. La sangre se evalúa para la cantidad de hemoglobina que contiene y el número y el volumen de los diferentes tipos de células sanguíneas. Parte de la sangre también se mancha en una diapositiva de modo que el tamaño de las células se puede medir y el color y la forma de la sangre se puede calibrar.

Una vez que la anemia se ha confirmado, el médico tiene que convertirse en un detective. El médico encuentra pistas al examinar al paciente y preguntarle al paciente ya su familia sobre su historial médico. Estas son algunas de las preguntas que el médico puede hacer:

  • ¿Cuáles son sus síntomas, cuándo comenzaron y cuánto tiempo han durado?
  • ¿Otras personas de su familia tienen anemia?
  • ¿Qué enfermedades ha tenido recientemente?
  • ¿Qué comes en tu dieta?
  • ¿Ha sangrado mucho últimamente?
  • ¿Qué medicamentos o medicamentos ha tomado recientemente?

¿Qué
tienen
en común los bebés y las adolescentes ?

Los bebés y las adolescentes están en riesgo de desarrollar anemia ferropénica. Las adolescentes están en riesgo porque pierden sangre cuando comienzan a menstruar y porque están sufriendo brotes de crecimiento. Estos factores combinados con una dieta pobre en hierro (muchas adolescentes están preocupadas por su peso y cómo se ven, por lo que siguen las dietas que no proporcionan suficiente hierro) a menudo dan lugar a la anemia.

Los bebés necesitan mucho hierro para alimentar su rápido crecimiento; Su volumen de sangre se está expandiendo tan rápidamente como el resto de su cuerpo está creciendo. Muchos médicos examinan a los bebés de 6 a 12 meses de edad para anemia, aunque parezcan estar felices y sanos, porque históricamente, muchos bebés desarrollaron anemia ferropénica entre estas edades. Hoy en día, sólo 2 a 3 por ciento de los niños de la clase media desarrollan anemia, y esto se debe en gran parte al hierro añadido a la fórmula para bebés y los cereales para bebés. Para los bebés amamantados, el hierro en los cereales o en los suplementos es especialmente importante, porque la leche materna no puede proporcionar suficiente hierro. Para los niños mayores y adultos, agregar un alimento con vitamina C, como naranjas, melón o brócoli, ayuda al cuerpo a absorber el hierro. Desafortunadamente,

Casi todos los casos de anemia pueden ser identificados por pruebas de laboratorio junto con la historia del paciente y un examen físico.

Debido a que la médula es donde se hacen las células de la sangre, y es aquí que muchos problemas pueden ocurrir, en algunos casos una muestra de médula ósea puede ser necesaria para encontrar la causa de la anemia. En este procedimiento, se inserta una aguja en el hueso de la cadera para obtener una muestra de médula ósea. A continuación se analizan los tipos y actividades de las células.

La anemia es la manera del cuerpo de decir que algo está mal, y nunca debe ser ignorado. El médico siempre debe buscar la causa subyacente de la anemia.

Investigación científica

El tratamiento de la anemia depende enteramente de la causa. La anemia recibe mucha atención científica porque es un signo de tantas enfermedades y trastornos diferentes. La investigación se centra tanto en mejores formas de diagnosticar la anemia como en el desarrollo de nuevas formas de tratarla. En algunos casos, la anemia es difícil o imposible de tratar.

Para las anemias causadas por sangrado excesivo o crónico, detener la pérdida de sangre es el primer paso. En algunos casos, una transfusión de sangre se utiliza para reponer el volumen de sangre en el cuerpo. Para las personas con causas dietéticas de la anemia, comer una dieta rica en el nutriente deficiente o tomar suplementos como hierro o vitaminas a menudo arregla el problema.

El tratamiento para otras anemias es más complejo. Para las personas con anemias hemolíticas, descubrir por qué los glóbulos rojos están siendo destruidos prematuramente es esencial. En algunas personas, el bazo debe ser removido para detener la destrucción prematura de eritrocitos.

Un método para tratar ciertas anemias causadas por la disminución de la producción de glóbulos rojos es suministrar al cuerpo eritropoyetina (EPO). Diferentes grupos de investigación han fabricado EPO para tratar anemias causadas por artritis reumatoide, VIH, enfermedad renal y cáncer. Otros fármacos están dirigidos a estimular la producción de glóbulos rojos en personas con enfermedad de células falciformes y algunos tipos de talasemia.

Comer bien para prevenir la
anemia

Una buena nutrición juega un papel importante en la prevención o el tratamiento de muchos tipos de anemia. Una dieta saludable debe incluir comer alimentos todos los días que contienen:

  • Vitamina B12: carne, pescado y productos lácteos (esta vitamina sólo se encuentra en productos de origen animal).
  • Ácido fólico: verduras de hoja verde oscura, carne, huevos, jugo de naranja y cereales integrales.
  • Hierro: carne de res; melaza; algarroba; Collards, col rizada y nabos verdes; fruta seca; Guisantes secos y frijoles; yemas de huevo; hígado; ostras; Patatas en su piel; calabaza; Sardinas; harina de soja; Espinacas; germen de trigo; Granos enteros; Cereales fortificados con hierro

complicaciones de

La mayoría de los casos de anemia son leves, incluyendo aquellos que ocurren como resultado de una enfermedad crónica. Sin embargo, incluso la anemia leve puede reducir el transporte de oxígeno en la sangre, causando fatiga y una disminución de la capacidad física. Se sabe que la anemia ferropénica de moderada a severa reduce la resistencia. Algunos estudios indican que incluso la deficiencia de hierro sin anemia puede producir una capacidad de ejercicio sutil pero todavía más baja.

Debido a que una reducción en los glóbulos rojos disminuye la capacidad de absorber el oxígeno de los pulmones, los problemas serios pueden ocurrir en la anemia prolongada y severa que no se trata. La anemia puede conducir a disfunción de órganos secundarios o daño, incluyendo arritmia cardíaca e insuficiencia cardíaca.

Ciertas formas heredadas de anemia, incluyendo la talasemia mayor, la anemia perniciosa y la anemia de células falciformes, pueden poner en peligro la vida. La talasemia mayor y la anemia falciforme afectan a los niños y son particularmente devastadores.

EFECTOS DE LA ANEMIA EN MUJERES EMBARAZADAS

Las mujeres embarazadas con anemia significativa pueden tener un mayor riesgo de resultados de embarazo pobres, sobre todo si son anémicos en el primer trimestre.

COMPLICACIONES DE LA ANEMIA EN NIÑOS Y ADOLESCENTES

En niños, la anemia severa puede afectar el crecimiento y el desarrollo motor y mental. Los niños pueden exhibir un lapso de atención acortado y una disminución del estado de alerta. Los niños con anemia ferropénica grave también pueden tener un mayor riesgo de sufrir un accidente cerebrovascular.

EFECTOS DE LA ANEMIA EN LOS ANCIANOS

La anemia es común en las personas mayores y puede tener complicaciones significativamente más graves que la anemia en los adultos más jóvenes. Los efectos de la anemia en los ancianos incluyen disminución de la fuerza y ​​aumento del riesgo de caídas. La anemia puede tener efectos adversos en el corazón y aumentar la gravedad de las enfermedades cardíacas, incluyendo la reducción de las tasas de supervivencia de la insuficiencia cardíaca y los ataques al corazón. Incluso la anemia leve puede conducir a un deterioro cognitivo o empeorar la demencia existente.

EFECTOS DE LA DEFICIENCIA DE VITAMINA B12 Y LA ANEMIA PERNICIOSA

Además de la anemia, la deficiencia de vitamina B12 puede causar daño neurológico, que puede ser irreversible si continúa por largos períodos sin tratamiento.

ANEMIA EN PACIENTES CON CÁNCER

La anemia es particularmente grave en los pacientes con cáncer. En personas con muchos cánceres comunes, la presencia de anemia se asocia con un tiempo de supervivencia más corto.

ANEMIA EN PACIENTES CON ENFERMEDAD RENAL

La anemia se asocia con tasas de mortalidad más altas y posiblemente enfermedades del corazón en pacientes con enfermedad renal.

ANEMIA EN PACIENTES CON INSUFICIENCIA CARDIACA

La combinación de anemia e insuficiencia cardiaca puede aumentar el riesgo de hospitalización o muerte entre 30 y 60%. Los pacientes con insuficiencia cardíaca, cuyos niveles de hemoglobina disminuyen, son peores que los pacientes con niveles estables.

EFECTOS DEL EXCESO DE HIERRO

Transfusiones de sangre . Los pacientes con ciertos tipos de anemia requieren frecuentes transfusiones de sangre. Estas transfusiones pueden causar sobrecarga de hierro.

¿Cuáles son los signos y síntomas de la anemia por deficiencia de hierro?

Los signos y síntomas de la anemia ferropénica dependen de su gravedad. La anemia leve o moderada por deficiencia de hierro puede no presentar signos o síntomas.

Cuando los signos y los síntomas ocurren, pueden extenderse de suave a severo. Muchos de los signos y síntomas de la anemia ferropénica se aplican a todos los tipos de anemia .

Signos y Síntomas de la Anemia

El síntoma más común de todos los tipos de anemia es la fatiga (cansancio). La fatiga se produce porque su cuerpo no tiene suficientes glóbulos rojos para llevar el oxígeno a sus muchas partes.

Además, los glóbulos rojos que su cuerpo produce tienen menos hemoglobina de lo normal. La hemoglobina es una proteína rica en hierro en los glóbulos rojos. Ayuda a los glóbulos rojos a transportar el oxígeno de los pulmones al resto del cuerpo.

La anemia también puede causar falta de aire, mareos, dolor de cabeza, frialdad en las manos y los pies, piel pálida, dolor en el pecho, debilidad y fatiga (cansancio).

Si no tiene suficientes glóbulos rojos que contienen hemoglobina, su corazón tiene que trabajar más duro para mover la sangre rica en oxígeno a través de su cuerpo. Esto puede llevar a latidos cardíacos irregulares llamados arritmias (ah-RITH-me-ahs), un soplo cardíaco , un corazón agrandado, o incluso insuficiencia cardíaca .

En lactantes y niños pequeños, los signos de anemia incluyen falta de apetito, ralentización del crecimiento y desarrollo, y problemas de comportamiento.

Signos y Síntomas de la Deficiencia de Hierro

Los signos y síntomas de deficiencia de hierro pueden incluir uñas quebradizas, hinchazón o dolor de la lengua, grietas en los costados de la boca, un bazo agrandado e infecciones frecuentes.

Las personas que tienen anemia por deficiencia de hierro pueden tener un antojo inusual para artículos no alimentarios, como hielo, suciedad, pintura o almidón. Este deseo se llama pica (PI-ka o PE-ka).

Algunas personas que tienen anemia por deficiencia de hierro desarrollar síndrome de piernas inquietas (RLS). RLS es un trastorno que causa una fuerte necesidad de mover las piernas. Este deseo de moverse a menudo ocurre con sentimientos extraños y desagradables en las piernas. Las personas que tienen RLS a menudo tienen dificultades para dormir.

La anemia por deficiencia de hierro puede poner a los niños en mayor riesgo de intoxicación por plomo e infecciones.

Algunos signos y síntomas de anemia ferropénica están relacionados con las causas de la condición. Por ejemplo, un signo de sangrado intestinal es sangre roja brillante en las heces o heces negras, de apariencia alquitranada.

Una hemorragia menstrual muy intensa, períodos prolongados u otro sangrado vaginal pueden sugerir que una mujer está en riesgo de anemia ferropénica.

 

La Anemia Definición y conceptos
4.9 (98.46%) 13 votes